Alrededor del parque Calderón, en el Centro Histórico de Cuenca, se instalaron 138 puestos que ofrecen más de 60 variedades de dulces de Corpus Christi.

La venta de dulces de Corpus Christi en los portales que rodean al parque Abdón Calderón es el principal atractivo turístico del fin de semana del 8 al 11 de junio, en Cuenca. Son los dulces de Corpus Christi y en esa zona están instalados 138 puestos con golosinas de colores vistosos.

Se ofertan roscas, roscones, suspiros, huevos de faldiquera, pañuelos, monjas, figuras de frutas, entre otros dulces de Corpus Christi. El objetivo de la feria, que está disponible de 07:00 a 19:00 y se extiende hasta el 15 de junio, es posicionar este producto en todo el Ecuador y otros países.

Su propia historia 

De acuerdo con datos históricos, la costumbre de elaborar los dulces del Corpus Christi empezó con las religiosas que vivían en los claustros de Cuenca. Juan Martínez Borrero, historiador, relata que ellas entregaban bizcochos, roscas, quesadillas, relámpagos y más bocadillos a los fieles que llegaban a adorar la imagen del Santísimo.

Señala que con el tiempo algunos dulces se mantuvieron, otros se perdieron y hasta se modificaron. Actualmente, en los cerca de 138 puestos, que se abrieron al público este jueves 8 de junio, hay más de 60 variedades. La mayoría tiene como ingredientes principales harina, frutas, leche, huevos, coco, azúcar y más.

Según Martínez Borrero, el pucañahui, los huevos de faldiquera, quesadillas, cocadas y los alfajores son los dulces más tradicionales de esta fiesta, porque se han mantenido en el tiempo y porque tienen mayor demanda entre los cuencanos y visitantes.

Expansión por varios rincones 

dulces de Corpus Christi

Alrededor de 138 artesanos empezaron el jueves con la venta de dulces  alrededor del parque Calderón. 

María Carchi, artesana con 25 años de experiencia en la elaboración de 35 variedades de dulces de Corpus Christi, vende sus productos a través de los comisariatos o directamente al consumidor. Lo aprendió de una familia cuencana y con el tiempo perfeccionó la combinación de las materias primas y por eso tiene decenas de clientes.

La tienda taller de María Carchi es muy conocida entre los cuencanos y visitantes. Allí, a diario llegan turistas de diferentes ciudades del país y cuencanos que tienen familias en Europa, Estados Unidos, Colombia, Perú, Argentina y otros, para comprar dulces y enviar al exterior.

“Nuestro oficio sacrificado se realiza los 365 días del año, pero los siete días de festividad del Corpus Christi hay una alta demanda en cuanto a ventas. Nuestros dulces dan la vuelta al Ecuador y al mundo. Estoy convencida que el Corpus Christi sin dulces estaría incompleto”, expresa.

Carchi indica que su trabajo y sustento diario le deja grandes frutos, aunque nada sería posible sin el amor y esfuerzo que le dedica a cada variedad de dulce. Para ella no hay horario para la elaboración de los dulces, pero suele hacerlo hasta las 03:00 y luego continúan a las 06:00.

“A cada dulce le ponemos amor y mucha dedicación, el propósito es mantenernos presentes en la mente y experiencias de los turistas. Quien viene a Cuenca y no se endulza la vida con uno de nuestros bocadillos, jamás estuvo acá”, expresa.

Añade que los precios son accesibles. Por el momento ella está enfocada en su propia tienda virtual, en donde los dulceros de Ecuador y otros países pueden solicitar su sabor favorito y de inmediato se hacen los envíos.

“Es una buena alternativa, más ahora que la tecnología mueve el mundo, sería mi mayor logro. Quiero aclarar que si esto llega a resultar, los precios se mantienen pero con un adicional que sería el costo del envío. Espero no desistir de mi sueño”, finaliza Carchi. 

Modo de preparación y venta 

dulces de Corpus Christi

Los huevitos de faltriquera son parte de los dulces blancos de tradición, infaltables en los compromisos sociales.

Los esposos Ruth Palacios y Luis Merchán están emocionados por esta semana de tradición. Ellos, con algunos días de anterioridad prepararon los dulces que tienen como ingrediente principal la harina de maíz.

Según Merchán, las arepas de maíz, rosada y de ajonjolí son los primeros que se elaboran porque toman tiempo; su costo es de $ 0,10 y $ 0,20, dependiendo del tamaño. Él es el encargado de hornear los dulces bajo los consejos de su esposa Ruth. Luego preparan las cocadas, que están entre los productos más demandados.

En total elaboran 40 variedades de dulces de Corpus Christi y preparan 800 de cada uno. Otro de ellos son los huevos de faldiquera, que son elaborados con harina, yemas, maní, azúcar, leche y especias de crema pastosa que le van dando forma de bolitas, únicamente con las manos. Se los adquiere a $ 0,10 la unidad.

La pareja nunca deja de elaborar estos manjares. Pero en esta época triplica la producción y contrata a más personas para que le ayuden a cumplir los pedidos. Ellos ofrecen dulces por unidades o en presentaciones de 200 a 700 gramos (variados), que cuestan entre $ 4 y $ 15.

dulces de Corpus Christi

La costumbre de elaborar los dulces empezó en los conventos. Las monjas entregaban a quienes iban a orar.

Cecilia Orellana, otra de las artesanas, elaboró dulces hasta el día que empezó la feria. Ella compró cocos y porciones de maní para empezar la preparación de diferentes golosinas. “Me gusta tener bocadillos frescos, así le gustan más a los visitantes”, señala.

Cuenta que primero ralla el coco para después crear el dulce. El maní, en cambio, lo pela, cocina y muele, es el principal ingrediente de los huevos de faldiquera, que son los más tradicionales. Según Orellana, los militares solían llevarlo en sus bolsillos para sus días de guardia en los destacamentos o cumplían otras actividades.

Otra especialidad de Orellana es el dulce de monjas. Lleva ese nombre por su color blanco que se relaciona con las religiosas. También prepara los tradicionales pañuelos, que son rellenos de dulces de guayaba y piña, además de los quesos y las hostias que se basan en el manjar.

“Es importante hacer grandes cantidades de manjar porque se usan en otros tipos como las frutas, biscochos, entre otros. Los precios de mis creaciones están desde $ 0,20 los quesitos, $ 1,50 las cocadas y $ 0,25 las roscas”, acota. 

Destacado 

Como parte del plan de contingencia para que los cuencanos y visitantes disfruten de los espectáculos, se cerrará al paso vehicular en las intersecciones de las calles Bolívar con la Luis Cordero y Benigno Malo a partir de las 19:00 de todos los días de feria.

La misma medida rige para la Sucre entre  Padre Aguirre y Luis Cordero. Las calles que rodean al parque Calderón, en Cuenca, serán peatonales. (I)

Compartir

Compare Listings

Título Precio Estado Tipo Superficie Uso Habitaciones Baños